Páginas

viernes, 17 de julio de 2015

Cuando el opinólogo habla, ¿queda sólo escuchar? | M V B

En muchas ocasiones nos hemos topado con más de un opinólogo en nuestras vidas de madres primerizas que nos ponen palabras en la boca y nos la dejan abiertas con semejantes bobadas.

Hace unas semanas me venía de recoger unas fotos de una sesión que tuvo Mg y ya para tomar el carro, estaba parada una tía (señora mayorcita) y por supuesto yo tenía cargada a mi terremoto y la tía me preguntó: ¿Qué edad tiene su bebe, señora?" y yo: "2 años" ... "aaah..." me dijo la tía ... seguía esperando el bendito carro que como nunca no pasaba ni uno... y Mg estaba aburridísima y me empezó a buscar el seno porque quería teta y la tía me dijo como si me conociera de años: "Qué todavía le das pecho??" y yo por dentro obviamente: ¿WTF? y por fuera dije: "sí pues..." - yo por dentro: "es que no sé cómo destetarla, porque de querer, QUIERO! y la tía me dijo: "aaah no... que mala madre, eso no se hace, cómo le haces daño a la pobre niña... bla bla y más bla bla..." y yo por dentro: ¿daño a ella? mis senos caídos y con estrías, mis pezones reventados e irracionalmente gelatinosos, pero el daño se lo hago a ella... chesss!! qué equivocada estaba de la vida... cambié de tema y hablé del clima como para no mandarla a la misma m***** porque al parecer ella jamás dio de lactar a sus hijos, ya que dijo que el daño se lo hacía a mi hija y no tiene ni idea de todo lo que implica dar de lactar a un bebé y las consecuencias de eso, como por ejemplo las malas noches, las ojeras, los pelos parados a lo einstein, las vomitadas, la sacadas de chanchito y bueno ustedes me entienden. 


Creo que fui muy amable (cojuda) con la tía y no le hice su pare porque en verdad no tenía tiempo, estaba contra la hora y lo único que quería era embarcarme en el carro y llegar a casa a ese silencio que a veces necesito...

A lo que voy es que a veces cuando estas personas que se aparecen en nuestras vidas para intentar jodérnosla, lo único que resta hacer es sonreir y no ponerles atención. A las finales la manera de crianza de nuestros hijos depende de nosotros y no de ellos. Las opiniones vienen y van, lo que le inculquemos a nuestros hijos NO.

¿A ustedes les pasó algo similiar? 
¿Cómo lo tomaron? ¿Se hicieron las coyudas o los mandaron a volar?


1 comentario:

  1. yo ya aprendí la lección y creo que he sido muy tolerante, la próxima vez les responderé de la misma forma en la que dirigen a mi u.u

    ResponderEliminar