Páginas

martes, 30 de diciembre de 2014

El año que pasó, las enseñanzas que nos dejó

Si bien es cierto ser padre es una gran responsabilidad, es una tarea muy difícil pero a la vez gratificante.
El año que pasó nos ha dejado mucha enseñanza, muchas experiencias y sobre todo muchas emociones.
Este año aprendí a tener mucha paciencia. Aprendí a que todas las personas son diferentes y que no siempre me van a caer bien.
Gracias a Maria Gracia aprendí que ser perfecta no es lo esencial. Aprendí que la felicidad son esos pequeños momentos que nacen con una sonrisa y un abrazo. Aprendí a valorar mucho más de lo que ya valoraba a mi familia pero sobre todo, a mi madre.
Aprendí que cuando uno es padre, debe darse cuenta que también es humano y cometeremos los mismos errores que los demás.
Este año me he convencido que tomé una decisión muy difícil pero a la vez fue la mejor, el de criar a mi hija. El verla todos los dias crecer, desarrollarse. Disfrutar cada logro, presenciar cada paso, cada cosa nueva que descubre, es lo mejor. Verla sonreír hace que esos días donde no puedo más, saque fuerzas no sé de dónde y haga las cosas mejor.
Este año que pasó aprendí que para ser padre debes sacrificar muchas cosas, debes ser fiel a tu familia y sobre todo a tus creencias.
Este año que pasó aprendí que si bien es cierto uno comete errores, debe evaluar qué hizo mal, al mismo tiempo proponerse mejorar. No ser perfecto, sino mejorar. Por ellos. Por los nuestros.
He aprendido que no solo les cuesta dejar ir a los niños, sino también a nosotros los "adultos". Que para dejar ir hay que saber perdonar y olvidar.
Aprendí que para mejorar como persona no necesito de alguien, solo necesito ver tu sonrisa y crearé cosas magnificas para ti.
Este año que pasó me enseñó que debo darte lo necesario y no lo que me pidas. Que por mas que quiera dártelo todo, debo frenarme y pensar que es una cadena. Que tú algún día harás lo mismo con tus hijos. Que los malcriaras y que serán caprichosos. Quiero enseñarte y quiero que sepas que en esta vida nada cae del cielo. Nadie tocara tu puerta a preguntarte si quieres trabajo.
Este año que pasó aprendí un poquito lo que es ser padre.
Ser padre, para mí, significa ser mentor y ejemplo de una personita que confía mucho en ti.
Deseo que este nuevo año sea de mucha felicidad y alegria en sus hogares al igual que en el mío.
Que sea de muchos exitos tanto personales como laborales; de logros y oportunidades. De unión y armonía.
Gracias por leerme.
Hasta el próximo año <3

No hay comentarios:

Publicar un comentario