Páginas

lunes, 17 de noviembre de 2014

Mi hija y sus logros | M V B

Siempre intento que Maria Gracia logre algo cada día o cada que ella pueda, es más que seguro que ha logrado muchas cosas, para mí, muy importantes.

Logros de Maria Gracia (sí, tú, hijita, te amo)

Cuando logró pararse solita en su cuna - por cierto grabé ese momento, pero perdí el video en un celular que se me cayó en un taxi - pero lo tengo guardado en mi memoria, fue lo máximo, dije: "ayy mi hijita, vamos tú puedes!" y ella lo hacía con más ánimo y lo hacia las veces que quería. Sentí que estaba haciendo bien las cosas, que estaba aportando algo, un poco a su desarrollo. Me sentí muy bien y muy feliz.

Cuando logró señalar las cosas que quería, ya iba entendiéndola mejor, cada día aprendía algo nuevo, se expresaba mejor, a su manera, pero lo hacía. Y eso me llenaba de satisfacción porque sabía que estaba logrando mucho por sí sola.

Cuando logró dar sus primeros pasos y sola, me emocioné tanto que cuando venía hacia mí, la abrazaba lo más fuerte que podía y le decía: "Muy bien, mi amor" y ella sonreía y luego se iba a seguir practicando su caminada. Es lo mejor, la mejor sensación, fuera de las agachadas que me daba, ya parecía abuelita, toda encorvada y adolorida jajajaja.

Cuando logró decir esas palabras mágicas que nos llena de emoción y alegría : "PAPA" - "MAMA" lo admito, lo dijo en ese orden, primero "papá" y luego "mamá", la hacia repetir para grabarla pero ya no quería, era un caso jajaja me daba risa porque era como que si supiera que lo hacia para grabarla y no me hacia caso con intención jajajaja.

Cuando logró armar su torre de aros, que su papá la llama "donas", me volví loca, casi lloro, ok lloré. Pero es que yo me emociono por todo, lloro por todo, ¡Dios! y es que ni yo misma me entiendo... En fin sigamos, mi hijita es muy inteligente, es muy hábil y muy "sabida" ella sabe cómo jugar con sus juguetes y algo que también me he dado cuenta observándola y acordándome que mi sobrino adorado y travieso llamado Gonsalo, es que los niños esconden sus juguetes, y sólo ellos saben dónde los dejan y cuando lo quieren, lo sacan y vuelven a jugar como si nada, yo a veces busco y busco los juguetes para tener el cuarto decente pero algunos no los encuentro y es que sólo ella sabe dónde los deja y me gusta que tenga su propio espacio, que juegue, que se distraiga y que deje sus juguetes donde ella sienta que ellos se sientan cómodos (sólo por ahora, porque es pequeña, cuando esté más grande, le enseñaré a guardar y poner todo en su lugar... yaaa la #madredelaño... pffff).


Mi Maria Gracia luciendo un vestido y vincha By Carolina Creaciones, o sea mi tía, hermana de mi mamá.


Cuando logró saltar como nunca he visto saltar a un niño, en su cuna, claro ¡Dios! parecía un trampolín su cama y ella feliz, moviendo su cabeza de lado a lado y matándose de la risa y yo la veía y me reía y ella reía más y yo también jajajaja es algo emocionante, llaménme loca pero es que así me siento, me emociono, me impresiono con cada ocurrencia, con cada logro que ella tiene, porque para mí esos son logros.

Cuando logró decir su edad e identificarse, ¡AyDiomio! - como dice mi Gonsa - sonreí como wason, estaba tan feliz y emocionada que cuando le conté a mi cachorro (el papá) creo que tuvo un poco de celos porque él muere por estar en todos sus logros pero se emocionó y me dijo: "amor, grábala, grábala" y le dije: "ok, amor" pero no hizo falta porque cuando llegó a la casa después del trabajo, le pregunté a mi hijita: ¿Maria Gracia, cuántos años tienes? y ella con su voz ronquita, como la mía, dijo: "uno" señalándome el dedo índice y su papá con babero hasta la pierna, y luego le pregunté: ¿Quién es Maria Gracia? y ella dijo: "Yo" tocándose el pechito y automáticamente aplaudió para que nosotros también lo hagamos, efectivamente lo hicimos, no lo dudamos y celebramos juntos!

Cuando logró pararse solita, delante de todos sus compañeritos de su Centro de Estimulación, me emocioné mucho porque lo hizo sola, no me necesito, no necesito que esté ahí sujetándola, ayudándola. Me sentí tan bien, verla lograr algo así. Lo digo así porque le costaba mucho, siempre pedía ayuda pero esta vez, no necesito ayuda de nadie.

Y así mi hijita logra muchísimas cosas todo el tiempo, la mayoría del tiempo no me pierdo ninguno y me gusta sentir esa sensación de alegría, orgullo y ternura.

Tantos logros, tantas emociones, cariño, amor, ternura, que comparto con mi hija, es algo inexplicable, algo indescriptible ser madre. Creo que lo sabemos, sabemos qué es ser padre y tener hijos pero lo que no sabemos es cómo explicarlo y seguirá siendo un eterno secreto, al menos para mí.

Celebremos todos y cada uno de los logros de nustros hijos, por más pequeños que puedan parecer, es lo mejor, porque sabemos que estamos haciendo un buen trabajo.


Hasta la próxima ♥

Maria Isabel



No hay comentarios:

Publicar un comentario