Páginas

viernes, 10 de octubre de 2014

Bañando a mi bebé según Shantala | M V B

A relajar a nuestros bebés.

Aquí les dejo unas líneas del Libro Shantala, recomendado por una fisioterapeuta.

El baño después de los masajes

Terminado el masaje, es el momento perfecto para el baño. 
No es que sea necesario lavar a este bebé, quitar un exceso de cuerpos grasos: la piel lo ha absorbido todo. 
No se trata de limpieza. Sino -una vez más- de bienestar. De completa liberación. 
Por más atento que haya sido su masaje, algunas tensiones en el cuerpo del niño, algunas vacilaciones, pueden habérsele escapado. Que se esconden todavía a lo largo de la pequeña columna vertebral, en la espalda, alrededor del cuello, de la nuca, o en algún lado del sacro. 
Debemos saber cómo dar el baño. Cómo sostener al niño. 
O, mejor, no: justamente con la condición de no sostenerlo, sino simplemente de dejarlo flotar. 
De modo que nada de usted venga a interponerse entre el agua y el bebé. 
Para hacer entrar al niño en el agua, aférrelo por debajo de las axilas. 
Y, una vez sumergido, déjelo flotar. 
La pequeña bañera, el recipiente, se encuentra transversalmente ante usted. Y la cabeza del bebé, una vez en el agua, a su izquierda. 
No es necesario sostener al bebé, sino simplemente retenerlo. Pues su cuerpo flota espontáneamente. 
El agua lo sostiene; ella hará el trabajo. 
Y este modo de retener al bebé es esencial. 
El cuello (no la cabeza) , y más exactamente, la nuca del bebé reposa en el hueco de su muñeca izquierda. 
Esta mano izquierda debe estar totalmente abierta, totalmente distendida. 
El dedo mayor debe deslizarse en la axila del bebé. Y es suficiente para impedir que el cuerpo del niño resbale. 


Cada día, ¿cuánto tiempo debe durar el masaje? 
Cuando el bebé todavía no tiene más que unos pocos días, no se trata verdaderamente de "masaje", sino simplemente de caricias, de roces. Y la sesión apenas dura unos minutos. 
Se alargará en la medida en que el bebé ... se alargue y entre en la vida. 
Si quiere conocer el "tiempo justo", será necesario que se olvide del reloj. 
Porque poco a poco el tiempo consagrado al masaje se alargará y, cuando el niño tenga alrededor de un mes, la sesión dudará de veinte a treinta minutos. 
La veo sobresaltarse: 
"¡Treinta minutos! 
¡Pero nunca tendré tiempo!'' 
El tiempo ... una vez más, no se preocupe. Vendrá. 
Pero recuerde que el masaje debe darse muy lentamente. En esa lentitud se medirán su maestría y su comprensión. 
Y para llegar a hacer durar la sesión tanto tiempo, será necesario que usted se vuelva una experta. 
¿Hasta qué edad? 
Al menos durante los cuatro primeros meses. 
De hecho, es necesario masajear al niño mientras no pueda moverse. El día en que pueda darse 
vuelta, ponerse sobre la espalda y, de ese modo, distender profundamente su espalda y su columna, puede detenerse. 



¿Qué les pareció?

Espero que les haya gustado y les sea de mucha utilidad.

Nos vemos en la próxima edición ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario